fbpx

Cómo Aligerar el Caos

Share on facebook

Vivimos en una sociedad dónde nos rodea el caos, pues lo encontramos desde el tráfico citadino, las relaciones familiares y hasta en lo más íntimo de cada uno. Sumado al caos inherente en todo proceso, como civilización, nos encontramos inmersos en coyunturas socioculturales mediadas por la tecnología globalizada. Frente a esta realidad abrumadora, existe la opción de aligerar el caos en la ciudad mediante la práctica de yoga y la perspectiva psicoanalítica

El caos es inherente a todas las cosmovisiones pues se trata de su paso hacía el cosmos (creación), del pre – ser al ser. Tanto en oriente como en occidente esta estructura cosmogónica está presente.

Mientras que, en la tradición helénica, precisamente en la Teogonía de Hesíodo, el caos aparece como el requisito principal desde el cual la realidad se genera, en los Himnos del Rig Veda, se narra la victoria de INDRA EL DIOS DE LA GUERRA, contra VITRA EL SEÑOR DEL CAOS, dando origen así al cosmos.  Se puede ver que estas dos mitologías tienen como finalidad evidenciar que para que surja un acto creativo, previamente hay que enfrentar el caos.

 

La globalización tecnológica

En la actualidad, la globalización estimulada por los avances tecnológicos ocasiona una multitud de prácticas sociales y manifestaciones culturales que se superponen y se cruzan, es decir ya no existen límites.

De esta manera se abre paso a la hiperculturalidad, donde una cultura es genuina cuando se ha virtualizado, pasando a ser parte de la sociedad de consumo. Uno de los discursos ubicados en este contexto es el discurso empresarial, pues se ha fusionado con la vida íntima, dando pie a un narcisismo exaltado.

Si bien poseer un yo fuerte es una herramienta útil para construir y avanzar proyectos en la vida, se puede caer en un individualismo dónde no se considera al otro y en el cual prácticamente es obligatorio ser feliz.  

Consecuencias del caos

Producto de este contexto, son los actuales malestares psíquicos y somáticos ya que una de las mayores incertidumbres del hombre contemporáneo es la manera en cómo se relaciona con la angustia, no es ninguna sorpresa saber que cada vez se consumen más ansiolíticos, se escucha más sobre ataques de pánico, depresión, bipolaridad, desórdenes alimenticios, entre otras afecciones.

La visión que prepondera en el discurso oficial es que estos males psíquicos se deben a desniveles bioquímicos del cerebro. Esta percepción es mecánica y organicista en cuanto a la mente humana y tacha la responsabilidad de cada sujeto frente a la realidad que vive, en contraste a este discurso, el psicoanálisis nos enseña que angustia y deseo (visto cómo acción que nos mueve) van de la mano, es decir, solo asumiendo nuestras acciones y particularidades podremos vivir más aligerados y responsables con nuestras decisiones.

Yoga para aligerar el caos

Finalmente, ante esta realidad, el yoga me ha dado herramientas para poder darme un tiempo y espacio, donde observo el flujo de mi energía física, mental a través de la percepción del proceso de respirar.

Es el momento en el cual mi mente se puede despejar del caos, ideas que muchas veces suelen aparecer y enquistarse. En el momento de hacer mi práctica de asanas (posturas) y pranayama (técnica de respiración) puedo afirmar que todo ese malestar hace una pausa, no desaparece, ni tampoco le doy solución a mis problemas (sería un delirio pensar que eso sucedería). Sin embargo, la experiencia de mi práctica me da la prueba que a pesar de todo lo que uno puede estar pasando, siempre habrá un margen de elección para encausar dicha energía de malestar (caótica).

Si observamos sin apasionamientos hacia nuestros adentros, podremos darnos cuenta que tenemos la tendencia a sobredimensionar las cosas, todo esto justamente por haber encumbrado a nuestro ego como objeto último de nuestro deseo.

Bibliografía
Han, B. C. (2018). Hiperculturalidad: Cultura y Globalización. Barcelona: Herder
Hesíodo (2010). La Teogonía. Barcelona: Gredos.
Lipovetsky, G. (2007). La felicidad paradójica. Barcelona: Anagrama.
Salecl, R. (2018). Angustia. Buenos Aires: Godot.
Tola, F. (2014). Himnos del Rig Veda. Buenos Aires: Las Cuarenta